Reflexión sobre la prima de ¿riesgo? (Opinión)

Hoy todos los diarios principales abren sus portadas con un catastrofista “España entra en zona de rescate al 7%” (1 2 3). En medio de la histeria colectiva, necesito soltar una reflexión creo que crítica y que nadie hace: nos piden más intereses para colocar la deuda pública en las subastas, pero ¿a cambio de qué? 

Pensadlo sólo por un momento: ¿Por qué debería un país pagar más que otro (la llamada prima de riesgo) a cambio de que le presten?

Cuando uno va a un banco a pedir un préstamo, normalmente le ofrecen un tipo de interés que, hablando muy en general, depende de tu solvencia económica y sobre todo, la seguridad futura de seguir siendo capaz de solventar la deuda.

Esto es lógico: a un funcionario con empleo asegurado de por vida le podrán hacer una mejor oferta porque el banco sabe, con total seguridad, que no le va a faltar un sueldo (que incluso en caso de problemas se podría acabar embargando). A alguien con un contrato de 6 meses se le exigirá más interés para compensar las teóricas pérdidas futuras del banco… cuando no se le pueda pagar.

Aquí está el quid de la cuestión: ¿hay algún país que no vaya a devolver las deudas? Aparte del dudoso honor de haber prometido por escrito en la Constitución que España va a devolver las suyas, si un estado tuviese problemas disponemos de un fondo de “rescate” europeo para eso mismo.

¿Y si eso no fuese suficiente? Pues señores inversores: ¡por eso os estamos pagando un interés tan alto! En ese interés ya va implícita la posibilidad de que lo perdáis todo. Prestar es un negocio, y la posibilidad de no ganar siempre debería existir, porque sino las primas de riesgo perderían todo su sentido de ser.

En resumen: sinceramente, veo que hemos llegado a una situación absurdísima y contradictoria, en que se les pide a los países altos intereses por teórico riesgo de impago (hasta aquí sería lógico ya que se subasta y llega al punto que sea suficiente para colocarla en el mercado) pero luego por otro lado, si existe el más mínimo riesgo de impago real (o imaginario), no les tiembla la mano en cambiar primeros ministros de países, desmontar sus estados del bienestar y aplicar recortes draconianos, todo para poder pagar la deuda por encima de todas las cosas… ¡cuando la prima de riesgo se estaba pagando precisamente para dejar de pagar si venían apuros!

Así que reitero mi pregunta:

Entonces, ¿para qué diablos se pagan distintas primas de riesgo?
Dentro de 20, 30 o 40 años, los libros de historia hablarán del mayor saqueo financiero de la Historia. Mientras tanto, no podemos esperar más que siga ocurriendo, ya que ningún político europeo tiene la voluntad de pararlo. Nadie saque qué país será el siguiente. ¿Cuántos más tendrán que hundir hasta que la situación finalmente termine por explotar?

(Edito para ampliar)


El “análisis” que hago arriba es bastante simplista, porque sólo trata de la primera faceta del problema: ¿qué pasaría si, como digo, un país dijera realmente: “no puedo devolver la deuda, lo siento pero era un negocio y pierdes”? De hecho esto es lo que piden varios economistas (como éste).

Evidentemente a partir de ese precedente los tipos seguirían creciendo aún más, y como eso no interesa al resto de países, se está haciendo lo imposible por evitarlo. Con una visión a más largo plazo, la solución pasaría por dar a los estados otras opciones de crear dinero sin tener que pedir al exterior, como lleva haciendo varias décadas EEUUA.

Share

Publicado en: Opinión Etiquetado con:
  • http://www.blogger.com/profile/05332167009355453278 EnriqueGil

    Hola, me ha parecido muy interesante tu crítica-comentario, pero creo que merece alguna matización si me lo permites. La prima de riesgo, como dejas ver en tu artículo, se establece, por decirlo de alguna manera, en función de riesgo del activo financiero en cuestión, en este caso, deuda pública española. El gobierno, ante la incertidumbre de los inversores sobre la solvencia de España, tiene que recompensarles con una mayor retabilidad. Ante la pregunta de si los Estados no van a pagar sus deudas, esa es la gran cuestión. Existe un posibilidad muy plausible de que no lo hagan, y por tanto, de que los inversores pierdan sus ahorros. El caso de Grecia es salvable por ahora debido a su pequeño tamaño. Pero países como España o Italia son insalvables porque sencillamente no existe la cantidad de dinero necesaria para su rescate (e incluyo el fondo europeo, que por cierto, además de decir que van a hacerlo, luego hay que llenarlo de dinero, que tampoco esta, al menos en Europa)

    Luego la prima de riesgo tiene por esa vía justificación. Otra cosa son los movimientos especulativos que la fuerzan al alza y el aprovechamiento sin escrúpulos de los grandes inverores, que si bien sólo buscan maximizar sus beneficios, también estan demostrando falta de ética.

    En segundo lugar, lo que en la Constitución se garantiza no es un límite a la DEUDA pública, sino al DÉFICIT público, que si bien uno conlleva el otro, no son la misma cosa, y por tanto, no es garantía al inversor. Además, los inversores están grabando, según muchos economistas y yo me inclino igualmente a pensar esto, que están penando nuestra falta de crecimiento, y no nuestro déficit.

    Se pagan diferentes primas porque cada país tiene unas circunstancias diferentes y por tanto absolutamente distintas en su traducción a la rentabilidad-riesgo.

    Y para terminar ( y perdona semejante discurso, pero quería matizar desde mi punto de vista) una política monetaria libre como planteas, llevaría obviamente a la caída del euro y si bien daría más libertad a cada nación, plantearía un escenario nuevo que creo, no podemos si quiera imaginar.

    Un saludo.

    Os dejo mi blog por quien quiera consultar aspectos relacionados con esta entrada, a título de curiosidad o crítica, o lo que queráis :)

    http://quiquegilproductions.blogspot.com/

  • http://www.blogger.com/profile/04450377732634807411 Jose Luis Blanco

    Hola Enrique y ante todo gracias por continuar el debate ;-)

    Como bien dices, la pregunta clave es si los estados tienen la opción de NO pagar sus deudas.

    Dices: “Existe un posibilidad muy plausible de que no lo hagan, y por tanto, de que los inversores pierdan sus ahorros.”

    Pero eso, creo, no hace más que revelar la contradicción que tenemos: si realmente esa posibilidad es plausible entiendo los tipos altos. ¡Pero que sea plausible! Que luego no lleguen y cambien a un gobierno y obliguen a recortar el estado del bienestar, fruto de un siglo XX asustado por los horrores de las guerras mundiales. No podemos olvidar que si se deja aumentar sin control la diferencia entre ricos y pobres, no podremos tener estabilidad social ni política a medio plazo…

    ¡Ah! Y sobre la Constitución, es cierto que especifica el límite de déficit, no de deuda.
    Pero me refería más bien a un artículo, que pasó bastante desapercibido, que dice literalmente que pagar la deuda es la “prioridad absoluta”…

    Un saludo.

  • http://www.blogger.com/profile/15653306071878070552 Miguel

    Los mercados gobiernan, los gobiernos acatan, y los ciudadanos vivimos en una ilusión democrática, en un espejismo de libertad.

    Los bancos no prestan dinero, no lo hay. Lo crean de la deuda. La deuda perpetua y el crecimiento perpetuo son insostenibles, este desarrollo exponencial es una perversión de los mercados. Este capitalismo reposa sobre el crecimiento, y este es su propio gen de autodestrucción. http://15mikel.blogspot.com/

    Saludos indignados!!!

  • http://www.blogger.com/profile/17227231873275777626 Censored

    ” pero luego por otro lado, si existe el más mínimo riesgo de impago real (o imaginario), no les tiembla la mano en cambiar primeros ministros de países, desmontar sus estados del bienestar y aplicar recortes draconianos,”

    El riesgo es que les tiemble la mano, o que eso no sea suficiente.

    ¿Grecia va a devolver todo?

  • http://www.blogger.com/profile/15139206921896422678 DiegoHumanista

    Aquí en Argentina eso se hizo. Luego de ser “los mejores alumnos del FMI” en la década del 90, en el 2001 se llegó a un estado tan insostenible de las cosas que hubo un gran descalabro económico, pasaron 7 presidentes en 2 semanas (se recorrió toda la linea de sucesión que establece la constitución) y uno de ellos declaró el default, es decir que no se pagaba mas deuda.
    A partir de allí la Argentina siguió viviendo “por sus propios medios” (es decir, sin pedir prestado) durante años, y se empezó a privilegiar el crecimiento interno y el bienestar de la población antes que la especulación financiera. Hace 2 años, el gobierno (que estaba hace 8 años) se sentó con los acreedores y les dijo: miren, sabemos que ustedes compraron nuestros papeles de deuda, a niveles altísimos de interés, por lo tanto sabían que corrían un riesgo. Nosotros les vamos a reconocer la deuda, pero con un 70% de quita. Y así se hizo, mas del 95% de la deuda se renegoció así y hoy el nivel de nuestra deuda externa (que había alcanzado mas del 150% de nuestro PBI en el 2001) está a un manejable 50%, y de hecho viene decreciendo año tras año.
    En el 2001 fueron nuestros “indignados” quienes lograron todo eso, aunque no se vió claramente la relación. Entre el 2001 y el 2003 gobernó un presidente de derechas (equivalentes a su Rajoy, nada mas que era un senador elegido por sus pares por renuncia sucesiva de presidentes), y en el 2003 llegó sorpresivamente (porque casi nadie lo conocía) un gobierno que reconoció y se nutrió de las asambleas que habían habido en el 2001.
    Así que valor, y fuerza, que es muy posible mejorar las cosas si siguen despertando y exigiendo por sus derechos antes que la sumisión a la especulación financiera!

Recibir por correo electrónico:

Varios

Naukas   Mapping Ignorance