Alumnos que no terminan su examen "porque están cansados de escribir"

Hoy sólo os quería hacer llegar el texto que escribe una profesora de segundo de Bachillerato, desesperada con el nivel de deterioro al que se está en llegando en parte del sistema educativo:

Vaya mierda de evaluación. Mogollón de suspensos. Ahora, para solventar las situación, en las siguientes evaluaciones bajo el nivel y aumentan los aprobados. Los chavales que son buenos estudiantes ya se saben esto y se juegan duro el cuero en esta primera evaluación, intentando forzar la mano como sea, protestando, suspendiendo a posta, negándose a estudiar, para conseguir bajar el nivel y esforzarse menos. De los demás, qué vamos a decir. Con que estén sentados y más o menos callados casi que parece un milagro. 

¿En qué acaba la historia? Pues que van pasando de curso hasta llegar a 2BACH, donde como hay Selectividad, hay que mantener el nivel y así tenemos la triste escena del viernes: unas chicas estupendas, que jamás han tenido que esforzarse de verdad para estudiar con exámenes suspensos con un dos. Y son conscientes de que lo merecen a pesar de que han estudiado mucho, porque el examen lo han hecho mal. No saben cómo se estudia, ni como se resume, ni siquiera son capaces de mantener el esfuerzo continuado de escribir durante una hora completa. Algunos confiesan que entregan antes de acabar el examen “porque están cansados de escribir” (sic). Cuando les recuerdo que el examen de Selectividad es de hora y media me miran como si les hablara de los mayas y el fin del mundo. De qué habla esta mujer, con lo que falta para eso… Y es en junio. 

El deterioro de la enseñanza es tan profundo y tan grande la cobardía de los profesores, aterrados ante la posibilidad de que venga el inspector y les largue una bronca por el alto nivel de suspensos (lo hacen todos los años, visitan a los profesores con más índice de suspensos para presionarles), que el descenso del nivel sigue y sigue año tras año, cada vez un poco más, hasta esos analfabetos funcionales de los que los profesores universitarios se quejan amargamente y a los que dócilmente dan un título para defender sus matrículas y no perder sus plazas. 

Y no sé qué coño hago yo aquí en mitad de toda esta mierda.

Fuente: 1

Publicado en Opinión Etiquetado con:
  • Anonymous

    Y ya no es solo la bajada del nivel, sino que aquellos que pueden hacer más, no ven recompensado su esfuerzo y solo ven como sus compañeros pasan de curso y obtienen lo mismo que ellos, habiendo dedicado más tiempo al ocio y la diversión.
    La máxima de “sin esfuerzo no hay premio” se difumina de tal forma que no merece la pena esforzarse…

  • una lástima, ciertamente, yo creo que estoy dentro de ese grupo de buena alumna que nunca se esforzó porque no le hizo falta y fue pasando y pasando. Y así me pasó, que al llegar a la carrera me llevé un palazo de los grandes.

    Es una vergüenza, a ver si con los exámenes externos por ciclos se arregla un poco…

  • Anonymous

    Por no hablar de los problemas que tienen muchos profesores al principio de curso para evitar que sus alumnos usen los teléfonos en las aulas o escuchen música.

    Mucha herramienta digital, mucho Moodle y luego los alumnos no cuelgan sus trabajos en la red o cuelgan mierdas.

  • Anonymous

    Creo que tiene mucha razón. Los alumnos mandan; si suspenden muchos, la culpa es del profesor el cual, para más inri, es evaluado por los alumnos (en la universidad, literalmente mediante encuestas) o por los inspectores en los colegios/institutos (según dicen aquí). Vamos un chantaje en toda regla que no nos llevará a nada bueno social ni económicamente hablando.

    No estaría mal quitarse ese complejo de dictadores que parece que tenemos si no les damos tantas oportunidades de expresarse a los pobres alumnos sufridores. Parece que nos estuviéramos curando de los traumas que tenemos por habernos educado en epocas franquistas o postfranquistas. Cuidado porque ahora los dictadores igual son ellos.

    Tampoco estaría de más que algunos valores asociados a la religión católica, fueran transmitidos por el profesorado laico (y los padres y la sociedad en general). Me refiero a la responsabilidad, las obligaciones, etc. Tengo la impresión de que se han quedado solo con uno: El derecho. ¿Se habrán quedado solo con el valor que tuvimos que reivindicar hace años (o que seguimos reivindicando)? ¿Seguro que no es un complejo de los que ahora estamos en una edad madurita?

  • Y todos ya tienen un título, aunque no sepan hacer una o con un canuto. Entonces, ¿Que valor tiene ese título?

  • La situación en bachillerato es bastante penosa, la verdad. Por un lado, tenemos lo que apunta la profesora que protagoniza esta entrada: la terrible desgana y poca cultura del esfuerzo con la que llegan nuestros chavales a esta etapa educativa. Por el otro, los profesores nos tiramos piedras contra nuestro propio tejado al analizar las evaluaciones como si fuesen datos electorales. En lugar de eso, deberíamos darle la importancia que tiene, fijarnos en el maldito porcentaje de suspensos en la última evaluación del curso.