Calculadora para las Elecciones Europeas 2014: el peso de los indecisos

Siempre que se acercan unas elecciones surgen las mismas preguntas: ¿beneficia a algún partido la abstención? ¿qué pasa con los votos blancos y nulos? ¿sirve de algo votar a partidos “minoritarios”? Con la entrada de hoy os traigo una calculadora (en Excel, para ser accesible a “todos los públicos”) con la que responder todos los “y si…”.  El resumen para impacientes: los 17 millones de indecisos y abstencionistas representan 3,5 veces más votantes que los que ya tienen decidido su apoyo a PP y PSOE, líderes en empate técnico. Siendo las elecciones más justas donde “todos los votos valen igual”, en teoría, quien consiga movilizar a parte de los que “pasan de las europeas” podría ganar aún siendo el partido más pequeño e insignificante. En la práctica, por supuesto, esto no pasará. No porque el sistema electoral “beneficie” a éste o aquél, que no es el caso, sino simple y llanamente porque a los ciudadanos no les importa o los partidos no consiguen ser convincentes.

recommendations_ep_elections

Cómo funcionan estas elecciones

Empezamos por las normas del juego, explicadas, entre otras fuentes, muy escuetamente por esta página del Ministerio de Interior:

  • España se juega la elección de 54 eurodiputados de un total de 750 que formarán el Parlamento Europeo.
  • Cada país es libre de elegir el método de reparto de estos escaños, dentro de ciertos márgenes.
  • Aunque se voten a partidos con “marca nacional”, es conveniente tener claro con qué coalición o partido entrarían en Europa.
  • No ir a votar: no afecta para nada. Evidentemente, aparte de que se pierde el efecto que ese voto podría haber tenido.
  • Existe circunscripción única en todo el estado español. Es decir, en este sentido es más “útil” o “eficaz” votar a partidos pequeños que en las Elecciones Generales.
  • Aunque en la descripción del Ministerio de Interior no le llame por ese nombre, en España se usa el método D’Hondt para el reparto.

 

Efectos del voto blanco y abstención

Citando al Ministerio de Interior:

La atribución de escaños en función de los resultados del escrutinio se realiza conforme a las siguientes reglas:
1. Se ordenan de mayor a menor, en una columna, las cifras de votos obtenidos por las candidaturas.
2. Se divide el número de votos obtenidos por cada candidatura por 1, 2, 3, etc., hasta un número igual al de escaños a cubrir.
3. Los escaños se atribuyen a las candidaturas que obtengan los cocientes mayores, atendiendo a un orden decreciente.

Es decir:

  • Voto blanco: no cuenta para nada.
  • Voto nulo: no cuenta para nada.
  • No ir a votar (abstención pasiva o activa): no cuenta para nada.

Sencillamente, cualquiera de estas tres opciones tienen el efecto… de que tu opinión no cuenta a la hora de repartir los escaños. Como mucho, se podría entender que al realizar cualquiera de estas tres acciones se ponga más fácil conseguir un escaño a aquellos partidos elegidos por los que sí vayan a votar.

Por cierto, no existen casos documentados de que la abstención activa haya servido nunca de nada. Sí ha ocurrido lo contrario: un caso extremo ocurrió en Jamaica en 1983, donde el Labour Party consiguió el 100% de los escaños con los votos del 2,5% de la población.

 

Método D’Hondt

El método D’Hondt es lo menos intuitivo de todo el proceso y requiere algunos ejemplos para ver su efecto “estabilizador”, el motivo de su uso, al concentrar el poder en un número menor de partidos que si el reparto de escaños fuera proporcional al de votos. A pesar de lo que muchos creen, solamente penaliza a los partidos muy pequeños. El ratio de escaños por votante se mantiene en un margen razonable para el grueso de los partidos (podéis verificarlo con la calculadora de abajo). Esto es, siempre y cuando exista circunscripción electoral única como en las elecciones Europeas. Su combinación con circunscripciones más pequeñas es lo que “mata” a los partidos pequeños en las Elecciones Generales españolas.

 

Reparto de escaños

Para no hacer números al azar, tomemos como datos base la encuesta realizada por el CIS en abril de 2014 (ver PDF). Nos quedamos con los datos de intención directa de voto, no de la estimación que CIS calcula y de la que hablaremos después. Según dichas intenciones, el pasado mes solamente un 50,3% de los españoles tenía claro a quién iba a votar. Del resto, un 23,80% dicen que no irán a votar y un 25,9% están indecisos…a un mes de las elecciones.

Como primera aproximación, veamos cómo quedaría el reparto en caso de ir a votar solamente esa mitad de los censados que lo tienen claro:

Reparto de escaños si sólo votasen los que ya lo tienen claro (Datos: CIS)

Reparto de escaños si sólo votasen los que ya lo tienen claro (Datos: CIS)

Pero, ¿qué harán los indecisos? Veamos primero la estimación de voto realizada por el CIS. Aunque muchos lo llamen despectivamente “cocinar datos”, en teoría el CIS se basa en modelos estadísticos basados en correlación entre “simpatía” por partidos, recuerdo de voto de anteriores elecciones, etc. En este caso, predicen que las acciones del 50% del censo indeciso acabará votando así:

Reparto de escaños según predicción del voto del CIS

Reparto de escaños según predicción del voto del CIS

Fíjate en que los porcentajes de voto válido de los dos grandes partidos apenas se diferencia de la gráfica anterior, la que muchos llaman “sin cocinar”. Me da que quienes tan duramente critican al CIS ni siquiera saben leer un porcentaje: si los valores de estimación de voto (segunda columna abajo) son mucho mayores que los de la intención directa de voto de los encuestados, no es porque el CIS se dedique a maquillar datos al servicio del poder… es que son porcentajes sobre el voto válido, descontando nulos, blancos y abstención. Os animo a hacer las cuentas y verificarlo vosotros mismos:

Voto directo / estimación (Fuente: CIS)

Voto directo / estimación (Fuente: CIS)

Aclarado este punto, volvemos al peso de los indecisos. Como ejercicio de política ficción, imaginemos que un partido de los más pequeños, p.ej. “Podemos”, consigue convencer a “tan sólo” el 10% de los indecisos (sobre 1.700.000 votantes). Este pequeño partido de nueva creación pasaría de tener 1 escaño (según las previsiones) a seis, quitándole 2 a PP y 2 al PSOE e igualándose con partidos tradicionales como IU/Izquierda plural:

Ejemplo de previsión en que un partido pequeño (“Podemos”) convenciera al 10% de los indecisos para ir a votar.

Es decir, las elecciones europeas son posiblemente el escenario más “justo” posible, ya que “todos los votos valen igual”, y donde más posibilidades tienen los pequeños y nuevos partidos. Paradógicamente, son las elecciones que menos interés suscitan en los votantes.

 

La calculadora

Y finalmente, aquí os dejo el fichero .ODS compatible con LibreOffice o Excel para quien quiera jugar a las quinielas. Publicado bajo licencia BSD y disponible en GitHub por si alguien quiere contribuir mejoras mediante fork.

Artículo dedicado a JAFMA, por picarme con la idea… ;-)

 

Share

Publicado en: Actualidad, Análisis estadísticos, Calculadoras Etiquetado con: , , , , ,
  • Pingback: Calculadora para las Elecciones Europeas 2014: el peso de los indecisos()

  • http://jafma.net Juan Antonio

    ¡Genial! Estaba esperando la entrada como agua de Mayo (nunca mejor dicho), a ver si me aclaro de una vez ;P Enhorabuena por el trabajo (once again :) )

  • NightWalkercito

    Sé que vosotros “ciencia-explicada”, no podéis decir ciertas cosas, como que la ley D´hont es una mierda como un capacho, injusta, absurda.

    El resto, gracias por la info.

  • http://liceoartabro.wordpress.com xarpe serpe

    Ojo que el voto en blanco si cuenta, cuenta para hacer las cuentas de los menos votados más pequeñas aún.

    • Jose Luis Blanco

      Si te refieres a que el porcentaje de votos sale más pequeño, OK, correcto.
      Pero aparte de ese “efecto psicológico”, por lo que parece la normativa no hace que varíe para nada el reparto de escaños.

      • Macarena

        Xarpe serpe tiene razón. El articulo no menciona el ¨porcentaje de exclusión¨. Es decir, el valor mínimo de votos que necesita un partido para no ser excluido de todo el proceso. Este porcentaje se calcula del total de votos válidos por lo que si influyen los votos en blanco.

        Al votar en blanco, ese total y en consecuencia el porcentaje de exclusión será mayor, por lo que los partidos pequeños se veran perjudicados.

        • Jose Luis Blanco

          Eso es así en las Generales nacionales, pero ¿existe normativa equivalente en las europeas? Lo digo porque no lo he encontrado, por eso asumí que lo que no se menciona en las normas, es porque no se aplica en buena lógica…

  • http://www.secretolivo.com/index.php/2014/05/20/la-abstencion-como-derecho/ Antonio

    Pero…. “La abstención puede constituir el modo de expresar un “voto de protesta” no ya contra este o aquel partido sino contra el sistema político mismo, aquí y ahora subalterno respecto a los intereses e instituciones del Mercado…”

    http://www.secretolivo.com/index.php/2014/05/20/la-abstencion-como-derecho/

  • Paparrolla

    Decía yo que un discurso científico no puede hacer apología de la no abstención. Es obvio. Me quitaron el comentario?

  • Rubén

    José Luis, te podrías dedicar a esto, ¡casi lo clavas! La estimación más parecida a la realidad que se ha publicado. :-)

    • Jose Luis Blanco

      Sinceramente, fue chorra… ¡lo que no dice mucho del resto de “expertos”! XD

Recibir por correo electrónico:

Varios

Naukas   Mapping Ignorance