Análisis de la “ITV para coches autónomos experimentales” que la DGT acaba de implantar en España

Por fin, la DGT acaba de definir un marco legal para realizar pruebas con “vehículos autónomos” o “sin conductor” en nuestro país (INSTRUCCIÓN 15/V-113). A los interesados, imprescindible leer el texto completo. A continuación, hago un resumen de algunos puntos clave que me han parecido más relevantes:

  • Se trata de un marco legal para pruebas: será obligatorio que haya siempre uno o varios conductores a bordo, capaces de hacerse con el control en caso de necesidad.
  • El conductor del vehículo autónomo será en todo momento el responsable de la conducción y manejo del vehículo.
  • El conductor del vehículo autónomo deberá ser titular, con una antigüedad mínima de dos años del permiso de conducción en vigor correspondiente a la categoría del vehículo objeto de la prueba o ensayo.
  • Se dará autorización en ámbito nacional, para circular por las zonas que se soliciten.
  • Se pedirá “certificado para la realización de pruebas de conducción autónoma, emitido por un servicio técnico acreditado”.

Dicho certificado implica el examen del vehículo en una serie de centros (¿ITVs? ¿Centros pendientes de designar? Aún no lo tengo claro) de una serie de pruebas que el vehículo deberá superar en modo autónomo (ver Anexo II de la Instrucción 15/V-113).

En este examen se harán pruebas de “comprobación dinámica”:

  • Comprobación de conducción manual: Verificar que el vehículo se puede conducir en modo manual. Se realizarán pruebas como:
    • Conducción en recta hasta 50 km/h para comprobación de velocímetro y ausencia de desviación, vibraciones, ruidos u otras anomalías.
    • Salida de curva hasta 50 km/h para la comprobación de autorretorno del volante y ausencia de vibraciones, ruidos u otras anomalías.
    • Etc.
  • Comprobación de los sistemas de override ( pasar a control manual): Ver que en caso de emergencia efectivamente se puede reclamar el modo manual. Se ha de aplicar el siguiente modo de override:
    • “En cualquier fase de la conducción autónoma se ha de detectar el override del conductor tras aplicar un par máximo de 10Nm al volante”. Esto es bastante fácil de conseguir en cualquier vehículo equipado con dirección asistida, ya que el par aplicado ya se mide a través de la barra de torsión de la columna de dirección.
    • Estas pruebas de override se harán en una serie de circuitos como el de la figura:

dgt_vehiculos_autonomos_prueba_override

  • Comprobación de funcionalidades básicas que impacten en la seguridad para los ocupantes del vehículo y el resto de usuarios de las vías:
    • Frenar si cruza un peatón por delante
    • Evitar automáticamente choques frontales
    • Ser capaz de frenar de manera estable desde 100 km/h en una distancia de frenado máxima establecida en unas tablas, etc.
    • Reconocimiento y cumplimiento con las señales de tráfico: El vehículo deberá ser capaz de reconocer y respetar las señales verticales y horizontales. Se podrá optar por uno de estos dos métodos para superar la prueba:
      • Una prueba en circuito cerrado con señalización vertical y horizontal física.
      • Una prueba en circuito utilizando mapas digitales.
    • Cambio de carril de manera estable: Los documentos de referencia para estos ensayos se tomarán del protocolo de Euro NCAP para Lane Support Systems 2016, que aplica a los sistemas de Lane Departure Warning y Lane Keeping Assistance. Se ensayarán dos escenarios:
      • Escenario 1 – salida de carril, carril señalizado con marcas viales a un solo lado. En este escenario, se conducirá el vehículo en modo manual en el carril indicado. Con el vehículo estable, se iniciará un cambio de carril hasta conseguir una velocidad del vehículo respecto la línea entre 0.1 y 0.8 m/s. Cuando el vehículo se encuentre a 0.5 m de la línea, el conductor dejará el modo de conducción manual y permitirá al modo de conducción autónoma tomar el control. Los sistemas incorporados al vehículo deberán impedir cruzar la línea del carril.
      • Escenario 2 – mantenimiento en el centro del carril, carril señalizado con marcas viales a ambos lados. En este escenario, el vehículo circulará en modo de conducción autónoma en el carril indicado. El vehículo deberá mantenerse estable dentro del carril, sin realizar oscilaciones.
      • Para cada escenario, se realizarán las siguientes combinaciones de pasadas:
        • Línea recta y curva con radio R = 250 m
        • Velocidad de circulación a 30, 50 y 80 km/h
        • Salida de carril derecha e izquierda (sólo escenario 1).
      • Cada pasada (combinación de ensayos) se repetirá 3 veces.

 

Dado que el software de un vehículo autónomo va mejorándose incrementalmente de manera continua, la instrucción recoge que “para evitar el sobrecoste que supone la realización íntegra del proceso de certificación para cada nivel, versión o revisión del software utilizado durante las pruebas, se debe disponer de documentación acreditativa de que el sistema ha sido extensivamente probado en ensayos de banco, simulación o pistas de pruebas”.

 

En mi opinión, la DGT ha creado un marco regulatorio muy avanzado y satisfactorio, dando bastantes datos concretos… teniendo en cuenta lo experimental y ad hoc de este sector. Se ha primado ante todo asegurar la seguridad del vehículo experimental y del resto con quienes comparta el espacio vial, por lo que a partir de ahora será bastante más difícil sacar un vehículo autónomo experimental a la calle, pero será en beneficio de la tranquilidad de la sociedad.

¡A programar! 😉

 

Share

Publicado en Novedades tecnológicas, Robótica Etiquetado con: , , ,

Varios

Naukas   Mapping Ignorance