Con los datos actuales, el plutonio detectado en Fukushima no tiene por qué venir del reactor 3 (MOX)

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

(Nota: El siguiente post no es mi opinión personal, sino la de los expertos de Nuclear Science del MIT)
Datos hasta la fecha (30-mar-2011):
Se sabe que cinco muestras tomadas entre el 20 y 21 de marzo alrededor de la central de Fukushima tienen trazas de plutonio. Pero solamente dos de ellas contienen el isótopo Pu-238.
Si una muestra tiene mayor frecuencia de este isótopo frente al resto, quiere decir que ha tenido que sufrir uno de estos dos procesos:
  • Que uranio U-235 capture neutrones hasta llegar a U-237, que éste decaiga a Np-237 y finalmente acabe en Pu-238.
  • Que un neutrón rápido haga que un Pu-239 expulse otro neutrón más.
El segundo caso ocurre durante una detonación, pero es muy raro. El primero es prácticamente imposible en una explosión nuclear (por falta de tiempo).
Por lo tanto, la detección de Pu-238 indica sin duda que proviene de un reactor. Lo que no se puede determinar con los datos actuales es si proviene del reactor 3 alimentado con MOX o de los otros.
Sobre el plutonio de las otras tres muestras, al no tener Pu-238, se cree que debe provenir de restos de pruebas de detonaciones nucleares. Esto es normal en cualquier suelo. Como ejemplo, medidas en el suelo de la ciudad de Fukushima (lejos de la central), dan una medida de 0.61 desintegraciones por segundo por cada kilo de tierra. Según TEPCO, las medidas cerca de la central son aproximadamente el doble.
¿Puede el plutonio propagarse?
 
Normalmente se propaga por dos vías:
  • Adhesión a partículas de polvo o humo.
  • Disuelto en agua.
Cualquiera que sea el camino que siguió el plutonio encontrado en el suelo alrededor de la central, no ha podido recorrer grandes distancias. Su gran masa hace que no se pueda aerosolizar fácilmente, ni siquiera mediante fuego.
Se ha dicho que el plutonio puede arder, pero esto es durante la conversión del plutonio metálico en óxido de plutonio. Como el plutonio dentro de los reactores ya está en su forma de óxido, no existe peligro de que éste arda.
Finalmente, el plutonio no se disuelve bien en agua. En condiciones óptimas, se pueden disolver 55 microgramos por litro. La solubilidad del óxido es aún menor.
Por tanto: ¿podría el plutonio transportarse desde la central al exterior?: Sí, pero en ínfimas cantidades que no afectarían la salud humana.

Barra de plutonio-238, brillando por la energía que ella misma genera.

Impacto del plutonio en la salud humana
Como peligro radiológico, es una amenaza si se inhala o se ingiere, al ser un emisor alfa. Las partículas alfa son detenidas por la piel, pero si se emiten desde dentro, pueden destruir estructuras que sean más delicadas, como los alvéolos pulmonares.
El plutonio se adhiere en los huesos, pero en realidad el cuerpo lo absorbe muy mal debido a su baja solubilidad. El 99% del plutonio ingerido es excretado del cuerpo en menos de una semana. Sobre el respirado, entre el 5% y el 60% (las cifras varían mucho según la fuente) se queda en el cuerpo, el resto se exhala inmediatamente.
Aparte, el plutonio es un tóxico químico al igual que cualquier otro metal pesado. No hay datos concluyentes sobre qué cantidad puede considerarse peligrosa para los humanos. Ninguna persona ha muerto nunca por intoxicación de plutonio.
Fuentes: 1, Journal of Radiological Protection, Los Alamos National Laboratory, TEPCO, American Chemical Society.

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Etiquetado con: