Avances en optogenética: como recuperar la visión sin conos ni bastones

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hace unos años vimos la noticia de que científicos americanos y chinos habían logrado un gran paso contra un tipo de ceguera causada por retinitis pigmentaria, una familia de enfermedades degenerativas que inhiben la capacidad de los fotoreceptores de la retina para detectar la luz.

La idea básica consiste en que los conos y/o bastones ya dañados no se pueden restaurar, pero el tratamiento optogenético ataca el problema por otro ángulo: dotar de fotosensibilidad directamente a las neuronas de las capas internas de la retina.

Algunas células de estos nervios son «infectados» por un virus creado en el laboratorio que transporta un fragmento de ADN muy especial. Como sabréis, el ADN son secuencias de «letras» y sólo algunos fragmentos (los acotados por determindos «flags» o marcadores de inicio y de final) llevan codificados la forma tridimensional de proteínas que son las que realmente «hacen cosas». Pues bien, los investigadores aislaron de una alga un fragmento de ADN responsable de la fotosensibilidad en dicha especie, y al introducirlo en una neurona (de ratón por ahora), ésta expresa (genera) la proteína. Digamos que el virus en lugar de infectar un objetivo para generar más copias de sí mismo, está hackeado para que tenga este otro efecto beneficioso. Las proteínas fotosensibles se expresan en la superficie de la neurona, y generan la suficiente electricidad en presencia de luz como para iniciar la reacción en cadena de un impulso nervioso equivalente al del cono o bastón dañado.

Distintas respuestas eléctricas de una neurona modificada (zoom para leer, en inglés)

En 2006 ya se demostró con células de ratones in vivo que sus fotoreceptores respondían positivamente al tratamiento genético (ver PDF del artículo), pero este último abril de 2011 se ha publicado un nuevo estudio de científicos del MIT donde se muestran los resultados en experimentos con ratones – inicialmente ciegos – que ya son capaces de nadar hacia una luz.

Esto implica un avance en la técnica, ya que no sólo algunas células de la retina responden a la luz, sino que lo hacen con un número y calidad suficiente como para que el cerebro sea capaz de, de alguna forma, interpretarlas:



MIT Tech TV

Fuente: 1


¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Etiquetado con: , , ,