¿Leyenda urbana?: El feto que agarró la mano del doctor que lo operaba

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ampliación 21:01: Añadidos más detalles, como la identificación de dos fetos distintos, uno en cada foto.

Hoy veremos qué hay detrás de unas impactantes fotos, y una aún más emotiva historia, que lleva circulando algunos años por Internet pero aún sigue siendo viral… y descubriremos qué hay de cierto y qué de edulcorante en ella, así como qué se esconde realmente tras su vuelta a estar de moda tras tantos años.

La historia:

Existen diferentes versiones en distintos idiomas. Aparentemente lleva rodando desde 1999, con el nombre original en inglés de “the hand of hope“, que arroja 66K registros en Google. Sin embargo, usando las herramientas del buscador se puede comprobar que sigue de candente actualidad, reproduciéndose en webs a un ritmo de unas 12 nuevas menciones al día (sólo en español).

Yo descubrí esta historia la semana pasada, y fue con esta imagen y este texto (el subrayado es mío):

La foto es de un bebé de 21 semanas, aún sin nacer, llamado Samuel Armas al que se le había diagnosticado una espina bífida y nunca sobreviviría, a menos que se le practicara una operación intrauterina.
El Dr. Bruner, tras numerosos estudios realizados en el Centro Médico Universitario de Vanderbilt, en Nashville, anunció que él podría llevar a cabo la operación, con el bebé dentro de la matríz materna. 

Durante la intervención, el cirujano extrajo el útero mediante una cesárea y practicó una pequeña incisión a la bolsa, a través de la cual le fue posible operar al pequeño Samuel. 

El Dr. Bruner estaba acabando exitosamente la operación, cuando Samuel sacó su pequeñísima pero bien desarrollada mano a través de la incisión practicada y se agarró del dedo del atónito médico.
Este pestigioso cirujano declaró haber vivido el momento más emotivo de toda su vida, cuando sintió la mano de Samuel asiéndole uno de sus dedos, a modo de agradecimiento por obsequiarle con el regalo de la vida. 

Por supuesto, el Dr. Bruner permaneció helado, -totalmente inmóvil por varios segundos– durante los cuales Samuel seguía cogiéndole el dedo, lo cual dio el suficiente tiempo para que el personal del quirófano pudiera fotografiar el momento con toda claridad.

Otra foto que acompaña a versiones inglesas de la historia es esta otra:

Fotografía Copyright 1999 Michael Clancy (fuente)

Ignorando los hechos en sí, solamente el estilo del texto es tan típico de las cadenas de mensajes sin ningún fundamento que tantas veces habremos visto, que evidentemente activa todos los filtros de un buen escéptico.

Obviamente, la polémica del mensaje (que como digo arriba, sigue difundiéndose todos los días tras 12 años…) viene del tema de si un feto es o no “consciente”, con los juicios morales que eso implica al hecho de la realización de interrupciones voluntarias del embarazo. De hecho, he encontrado bastantes referencias a esta historia en sitios web, aparentemente, de “carácter religioso”. La historia fue el centro de un acalorado debate entre defensores y retractores del aborto [1].

Siendo la polémica sobre el aborto algo que cae plenamente en el plano moral y político, no tocaré para nada ese tema, y simplemente hablaré de qué se esconde realmente detrás de esta historia.

¿Qué partes sí que cuadran con la historia?

  • Los doctores Joseph Bruner y Noel Tulipan realmente existen, trabajan en el mencionado hospital.
  • Efectivamente, realizaron la novedosa operación de corrección de espina bífida el 19 de agosto de 1999. La operación requería abrir el útero de la madre aunque en ningún momento se sacaba al feto. Para moverlo, se le empujaba desde fuera hasta recolocarlo. 
  • El tamaño de la mano y el brazo de la foto concuerdan con la edad del feto, que a las 21 semanas debería medir unos 26cm. 

¿Y qué es lo que no cuadra?

Lo primero, la foto que acompaña al texto en español NO se corresponde con el feto de Samuel Armas, sino al de Sarah Marie Switzer, en otra operación distinta [5] que se realizó el 1 de julio del mismo año, un mes y medio antes de la otra operación (gracias a @Netito por darse cuenta del error). Estas primeras fotos (se pueden ver aquí) las realizó Max Aguilera Hellweg, un fotógrafo distinto al que ha montado toda esta polémica .

Además, hablando ya de la segunda operación, la de Samuel, existen al menos tres versiones de los hechos:

  1. El los textos que circulan por Internet, se exacerba el hecho de que el feto, conscientemente agarraba la mano del doctor, llegando a atribuirle carácter de “agradecimiento” en un obvio intento de aumentar el sensacionalismo de una foto que, por impresionante, no lo necesitaba.
  2. El fotógrafo Michael Clancy, que cubría la operación para el USA Today, describe el episodio como “milagroso” y que “le cambió la vida”. Según su versión, vio como el feto sacó el brazo por la apertura del útero porque “se le pasó la anestesia demasiado pronto y estaba sufriendo. Entonces el doctor levantó su mano y el feto reaccionó apretando el dedo del doctor.”
  3. Y finalmente, está la versión del médico [3] que dijo textualmente: 

“Dependiendo de tu punto de vista político, se ve que Samuel Armas sacó el brazo y cogió el dedo de su prójimo, o fui yo el que empujó su brazo otra vez para dentro del útero… que fue lo que hice.”

También, según [4]:

“Cuando el cirujano Joseph Bruner estaba cerrando la incisión en el útero de Julie Armas, el pequeño brazo de Samuel se salió. Bruner lo sostuvo cuidadosamente y lo empujó de nuevo para adentro.”

Más aún, según los médicos, y como es lógico, tanto la madre como el feto estaban sedados para la operación, así que aún en el caso de que fuera posible para un feto de 21 semanas realizar movimientos tan cargados de voluntad, habría sido imposible.

Personalmente, la versión que me parece más lógica es la del cirujano, aunque cada cuál se podrá quedar con la que quiera.


¿Por qué sigue la historia viva tras 12 años?

Ingenuamente, podría pensar que simplemente es por lo impactante que resultan las fotos… pero da la casualidad de que he descubierto este libro recién publicado el pasado agosto… ¡por el fotógrafo!

(Fuente)

En el libro, Michael Clancy dice contar toda la historia sobre los intentos de los doctores por ocultar que la anestesia se le pasó antes de tiempo al feto.

Ahora sí que todo cuadra, ¿verdad?  ¿qué opináis vosotros?

Referencias:
[1] Associated Press, 23 abril 2000.
[2] http://michaelclancy.com/?page_id=94
[3] “Photo of fetal surgery still stirs emotion.” The Tennessean Newspaper January 9th, 2000
[4] Lore, Diane. “Samuel A. Armas: Reached Out from Womb.” The Atlanta Journal and Constitution. 31 December 2000 (p. A1)
[5] http://www.scribd.com/doc/27135576/Samuel-Armas-Sarah-Switzer-in-utero-fetal-surgery-for-spina-bifida-Dr-Joseph-Bruner-Dr-Noel-Tulipan-Vanderbilt-UMC-Born-Twice-The-Miracle-of

Más para leer: 


¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Etiquetado con:
  • Excelente artículo. Ya había recibido esta foto y su mensaje a través de las cadenas de correos y me daba la sensación de que algo n cuadraba en esta historia. Lo que puedo ver es que hay una enorme necesidad de valores en los que creer, en los que apoyarse y que suelen tomarse eventos como estos para plantearlos. Es como algunos hombre dados a los estudios bíblicos, que suelen ver en párrafos y versículos de la biblia el sustento de aquellas cosas en las que para ellos es importante creer. Creo que en un mundo tan desvalorizado, mucha gente busca apoyarse en estas cosas para encontrarle sentido a la vida. Como otros le encuentran sentido en las configuraciones de su iPhone.

  • Yo me acuerdo de esa foto, hace años, en revistas y perdiódicos. Me encantó, no por el hecho de la historia acaramelada, sino porque la foto demostraba un gran avance médico. Imágináos, poder curar a alguien dentro del útero y que luego el embarazo llegue a término y que lo que quedara por cicatrizar, curar, desarrollar, ya lo hiciera por las vías normales.

    Mi duda siempre fue que pasaba con el líquido amniótico…si al final tenían un sustituto sintético o habían guardado el extraído y lo limpiaban de sangre e impurezas.

  • Ese caso apareció en un episodio de la serie House

  • Anonymous

    lo importante es que se salvo una vida gracias ala calidad de esos medicos, el resto es solo adorno =)

  • Gracias a tu texto, y a la información que añadiste, quedo demostrada una cosa: los fetos sienten dolor, por ende, son seres vivos, por ende el aborto es un vil crimen de gente que no se quiere hacer responsable de sus actos. Existen gratuitamente en todos los hospitales medios para la anticoncepcion. La iglesia y la gente con moral y ética, dicen que matar a un feto es asesinato, por que son personas desde el momento de su concepción, y sienten dolor! quede demostrado por las palabras del medico, y del fotógrafo, en su libro. y por si llegas a negar estos hecho, voy a citar TU texto. “El fotógrafo Michael Clancy, que cubría la operación para el USA Today, describe el episodio como “milagroso” y que “le cambió la vida”. Según su versión, vio como el feto sacó el brazo por la apertura del útero porque “se le pasó la anestesia demasiado pronto y estaba sufriendo” sufriendo!. no importa si se cambiaron los fotos o nombres de los niños, sucedió, es irrefutable. y el msj es: LOS FETOS SIENTEN DOLOR, POR ENDE SON SERES CON DERECHO A ALA VIDA, Y MATARLOS ES UN ASESINATO.
    Gracias!

    • Anonymous

      Melu, es impactante la forma en la que has tergiversado el artículo. Reléetelo de nuevo y lee un poco la fecha de los fetos, y si puedes haz el esfuerzo de comprender que no es lo mismo un feto a partir de “x” semanas que justo desde el momento de su concepción. Pero bueno, si eres feliz creyéndote esos argumentos, enhorabuena.

    • Anonymous

      Las plantas también sienten dolor. Por esa misma regla de tres, quiero ver en la cárcel a todos a los que se les mueran los geranios.

    • Anonymous

      Las plantas no sienten dolor, carecen de Sistema Nervioso Central (ya que no lo necesitan), lo que ocasiona que no sientan dolor.
      Saludos.

  • Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  • Dolor no significa conciencia, la vaca tambien siente dolor antes de ir a parar a tu plato, y creo que hasta la lechuga sentira dolor cuando la cortan. No apoyo el aborto, pero si la libre decision de las personas de ser padres o no, cada cual cargara con su conciencia.
    Excelente el articulo. Gracias

  • Anonymous

    un horror

  • Juan

    A ver. Soy médico. No creo que el feto sacara voluntariamente su brazo a través del orificio que aún quedaba sin suturar. Como dicen, se pudo salir. El cirujano los sostuvo cuidadosamente y lo volvió a introducir para continuar con la operación. Minutos antes todo el feto por completo estaba expuesto. Así que no tiene nada de espacial que un brazo se haya salido. El feto sí pudo apretar el dedo del doctor. Pero por supuesto no intencionalmente… ni siquiera un recién nacido lo haría intencionalmente, sino por reflejo. Todos los neonatos cierran la mano ante un estímulo palmar. Lo que es un milagro de verdad es la propia cirugía en sí, y la capacidad de estos cirujanos de hacer y arreglar lo que arreglan. También me parece bien que le quieran dar unas gotas de emoción, porque verdaderamente ES algo ESPECTACULAR.