La Tierra pudo haber estado cerca de un "evento de extinción" en 1883

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

AVISO: Tras un mínimo de análisis y contraste de fuentes, veo que la hipótesis planteada por el artículo del que hablaba hoy tiene escasas posibilidades de ser cierta. Aún así, no borro el artículo por si le resulta curioso a alguien.

Un análisis reciente de pruebas históricas e informes de la época parecen indicar que un cometa de 1000 millones de toneladas pasó a tan sólo unos cientos de kilómetros de la tierra hace menos de dos cientos años. De haber impactado, habría sido equivalente a 3275 eventos de Tunguska durante dos días.

Foto del fragmento B del cometa Schwassmann-Wachmann3. La hipótesis es que en 1883 un objeto parecido pasó cerca de la Tierra (sacado del artículo, PDF)

Los días 12 y 13 de agosto de 1883, un astrónomo mexicano en Zacatecas fue testigo de un hecho extraordinario: más de 450 objetos pasaron por delante del sol, cada uno rodeado de una “nube”.

José Bonilla, que así se llamaba, publicó sus observaciones en la revista L’Astronomie tres años más tarde. El editor de la revista parece que no dio mucha credibilidad a las observaciones, alegando que seguramente serían pájaros o cualquier tipo de “bichitos” o motas de polvo que pasaron por delante del telescopio del astrónomo. Al fin y al cabo: ¿por qué solamente lo vio él? Había muchos otros observadores en el mundo y nadie vio nada parecido.

Quizás, José Bonilla se inventó la historia o realmente vio motas de polvo y los confundió con objetos celestes, recordando a aquel relato de Allan Poe.

O quizás… lo que vio sólo se podía ver desde México. Esa es la hipótesis de Hector Manterola y otros dos científicos mexicanos, que publicaron el estudio del que hablo hoy (PDF) y que ha sido seleccionado como uno de los mejores estudios de 2011 por arXiv blog.

Si el objeto pasó muy cerca de la Tierra, el parallax de la geometría implicada haría que nadie más lo viera pasar por delante del sol a menos que estuviese en una franja estrecha en la misma latitud de Zacatecas… en la que se encuentran sobre todo océanos y desiertos. Lo que haría lógico que nadie más lo viera.

En 1812 se descubrió un nuevo cometa, el 12P/Pons-Brooks entrando al sistema solar, y también fue vuelto a ver en 1813. Se especula que podría haberse roto y dichos fragmentos ser los más de 450 objetos que el astrónomo mexicano vio pasar tan de cerca. No sería la primera vez que un cometa se rompe: la primera imagen de esta entrada muestra una foto de un caso reciente de 2006.

Según los cálculos de los científicos, los fragmentos habrían pasado a entre 538km y 8062 km de la Tierra, y tenían tamaños del rango de decenas de metros hasta un kilómetro de largo.

La extinción pasada más conocida es “la de los dinosarios” hace unos 65 millones de años. En ese caso, el hipotético meteorito que causó la extinción tendría unos 60km de diámetro, bastante mayor que los supuestos fragmentos de 1883. Pero en cualquier caso, sólo nos queda desear que no nos pille a nosotros ni  siquiera “uno pequeño”.

Casualmente las fechas de las observaciones coinciden con las Perséidas, por lo que quizás habría que tomar con escepticismo las observaciones de José Bonilla. En cualquier caso, es probable que nuevas observaciones en 2024, cuando el cometa vuelva a pasar cerca, permitan confirmar o descartar la inquietante hipótesis de que hace 200 años, nos libramos por los pelos.

Fuentes:


¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Etiquetado con: