¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  


¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Etiquetado con:

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ante le pregunta «¿Qué es la radiactividad?«, la inmensa mayoría de la gente probablemente respondería aludiendo a centrales nucleares, contaminación o efectos nocivos para la salud. Por desgracia, la cara más conocida de las reacciones nucleares son sus usos bélicos o los potenciales peligros, normalmente exagerados por los medios, de su uso civil como fuente de energía.

La realidad es muy distinta. Hasta la cosa de apariencia más inocua es, en mayor o menor medida, una fuente de radiactividad: ¡no todo «lo nuclear» es dañino o tiene un origen humano!

Y para demostrarlo, vamos a calcular cómo de peligrosa es una terrible sustancia radiactiva: ¡Una hoja de lechuga!



(Imagen: www.gastronomiavasca.net)

Una hoja de lechuga contiene unos 11.9mg de potasio (símbolo químico K), el cual está presente en la Naturaleza en forma de diferentes isótopos, versiones tan parecidas del mismo elemento que son indistinguibles en cualquier reacción química, incluso cuando entran a formar parte de animales o plantas. En el caso del potasio presente en una lechuga, en tu cuerpo, o cualquier otra fuente natural, encontramos éstos tres isótopos:

  • 39K: Potasio con un núcleo de 19 protones y 20 neutrones.
  • 40K: Potasio con un núcleo de 19 protones y 21 neutrones.
  • 41K: Potasio con un núcleo de 19 protones y 22 neutrones.

En otro post explicaré porqué existen más de un isótopo y de dónde vienen. La cuestión es que las versiones 39K y 41K son estables (no son radiactivos). Sí es radiactivo el 40K, aunque solamente un 0.0117% de todo el potasio es de este tipo. Parece un porcentaje insignificante, ¿verdad?.

Ahora nos podríamos preguntar… ¿pero cuánto de radiactivo es el dichoso 40K? Un sencillo cálculo a partir del período de semidesintegración nos dice que cada átomo de 40K se desintegrará, de media, cada:

τ = t½ / ln 2 = 1.800.000.000 años !!!

De acuerdo, seguramente tardes menos en comerte la ensalada, por lo que en comparación con esa cantidad de años, estás expuesto muy poco a la radiación… solo que aún nos queda una consideración muy importante: la estadística y los grandes números.

La materia está hecha de muchos, muchísimos átomos, en cantidades realmente muy difíciles de concebir. De hecho, si calculamos cuántos átomos de 40K hay en nuestra hoja de lechuga, usando el número de Avogadro tenemos 2.09 · 1016 átomos, o lo que es lo mismo.

20.900.000.000.000.000 átomos de 40K

Vaya… parece que sí que hay un montón de átomos radiactivos en la lechuga… todavía podríais pensar que no es un problema porque cada uno tarda 1.800.000.000 años en desintegrarse. Sin embargo, las matemáticas en este caso son muy sencillas, y tenemos finalmente que:

En una inocente hoja de lechuga hay 1 desintegración radiactiva cada 2.7 segundos.

Sorprendente, ¿verdad?. Y esto es sólamente por parte del potasio (hay más fuentes radiactivas naturales en todo lo que nos rodea).

Por supuesto, si no sirven las ensaladas con un traje protector de plomo es porque esa radiación es completamente inocua: la práctica totalidad de las desintegraciones se producen por el llamado decaimiento Beta (β):

n p + e + νe

Como se puede ver en la figura:

El resultado: el potasio ya no es potasio, sino calcio (40Ca), un electrón sale despedido a alta velocidad y también se emite un antineutrino (que atraviesa prácticamente toda la materia sin ningún efecto). En cuanto al electrón, muy probablemente solo consiga contribuir a calentar un poquito el aire de alrededor. ¡Por eso esta reacción nuclear no es peligrosa!

Espero haber conseguido mi objetivo con éste post: concienciar de que 24 horas al día, lo queramos o no, estamos rodeados de sustancias y radiaciones radiactivas. Incluso nuestro propio cuerpo se descompone a razón de miles de átomos por segundo. Pero ésto no es malo ni peligroso en sí mismo. De hecho, si no existiesen las reacciones nucleares no habría vida en nuestro planeta… pero ese tema lo dejaré para otro post 😉


¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Etiquetado con: