Uno de los últimos mensajes científicos en Futurama

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El capítulo 10 de la 6ª temporada de Futurama es especialmente friki (incluso para el nivel medio de la serie). De este capítulo, ya se ha hablado mucho en Internet del curre que se pegó Ken Keeler (guionista) demostrando un teorema matemático sobre permutaciones solamente para justificar la trama del episodio.
Pero hay otro mensaje que me ha llamado mucho la atención, y aparece justo en la cabecera, cuando debajo del título Futurama suelen poner alguna broma corta. En este caso, pusieron:

What happens in Cygnus X1,
stays in Cygnus X1.

O:


Lo que pasa en Cygnus X1,
se queda en Cygnus X1.

Quien sepa la historia del objeto celeste Cygnus X1 ya se habrá dado cuenta de que la afirmación no va en el sentido clásico, sino que ¡es matemáticamente cierto!.
Para empezar a entender la historia, tenemos que levantar la vista al cielo, hacia la constelación del Cisne:
Cerca de la estrella marcada en el diagrama como eta minúscula (η), existe una estrella supergigante llamada HDE 226868.

Lo curioso de esta estrella, a 6000 años luz de distancia, es que desde ella se recibió desde la Tierra una de las primeras, y la más potente de todas, señal de rayos X desde nuestra Galaxia… aunque el origen de los rayos X se determinó que no era la estrella, sino que estaba a 30 millones de kilómetros de distancia (prácticamente al lado para las distancias astronómicas).

Imagen en rayos X de la zona en cuestión, tomada por un telescopio a bordo de un globo a 39km de altitud.

El problema, es que allí no se veía ninguna otra estrella compañera. Pues bien, a la fuente de rayos X se la llamó, poco imaginativamente Cygnus X-1 (la primera fuente de rayos X, en la constelación del Cisne, Cygnus en inglés latín), y fue la primera vez que se consideró que se había encontrado un objeto hasta entonces solamente teórico: un agujero negro. Hasta hoy día, se piensa que con casi total certeza, Cygnus X-1 es un agujero negro con una masa de casi 9 veces la de nuestro Sol, alrededor del cual orbita la estrella compañera HDE 226868. Los rayos X son el resultado del canibalismo que sufre la estrella supergigante por parte del tirón gravitatorio del agujero negro, que provoca que material arrancado forme un disco de acreción que conforme más se acerca al agujero se acelera más y más, emitiendo radiación en rayos X debido al efecto Compton inverso.

Representación artística del par estrella-agujero negro
Como todos los agujeros negros, éste tiene un horizonte de sucesos, en este caso de 26Km. Eso quiere decir que en una esfera de ese radio, todo lo que ocurra dentro, absolutamente cualquier cosa, no tiene forma de escapar a la intensísima fuerza gravitacional del agujero negro, y cae a su interior. Ergo, «lo que ocurre en Cygnus X-1, permanece en Cygnus X-1».
Imágenes: 1 2 3

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Etiquetado con: , ,