Reflexión sobre la prima de ¿riesgo? (Opinión)

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hoy todos los diarios principales abren sus portadas con un catastrofista «España entra en zona de rescate al 7%» (1 2 3). En medio de la histeria colectiva, necesito soltar una reflexión creo que crítica y que nadie hace: nos piden más intereses para colocar la deuda pública en las subastas, pero ¿a cambio de qué? 

Pensadlo sólo por un momento: ¿Por qué debería un país pagar más que otro (la llamada prima de riesgo) a cambio de que le presten?

Cuando uno va a un banco a pedir un préstamo, normalmente le ofrecen un tipo de interés que, hablando muy en general, depende de tu solvencia económica y sobre todo, la seguridad futura de seguir siendo capaz de solventar la deuda.

Esto es lógico: a un funcionario con empleo asegurado de por vida le podrán hacer una mejor oferta porque el banco sabe, con total seguridad, que no le va a faltar un sueldo (que incluso en caso de problemas se podría acabar embargando). A alguien con un contrato de 6 meses se le exigirá más interés para compensar las teóricas pérdidas futuras del banco… cuando no se le pueda pagar.

Aquí está el quid de la cuestión: ¿hay algún país que no vaya a devolver las deudas? Aparte del dudoso honor de haber prometido por escrito en la Constitución que España va a devolver las suyas, si un estado tuviese problemas disponemos de un fondo de «rescate» europeo para eso mismo.

¿Y si eso no fuese suficiente? Pues señores inversores: ¡por eso os estamos pagando un interés tan alto! En ese interés ya va implícita la posibilidad de que lo perdáis todo. Prestar es un negocio, y la posibilidad de no ganar siempre debería existir, porque sino las primas de riesgo perderían todo su sentido de ser.

En resumen: sinceramente, veo que hemos llegado a una situación absurdísima y contradictoria, en que se les pide a los países altos intereses por teórico riesgo de impago (hasta aquí sería lógico ya que se subasta y llega al punto que sea suficiente para colocarla en el mercado) pero luego por otro lado, si existe el más mínimo riesgo de impago real (o imaginario), no les tiembla la mano en cambiar primeros ministros de países, desmontar sus estados del bienestar y aplicar recortes draconianos, todo para poder pagar la deuda por encima de todas las cosas… ¡cuando la prima de riesgo se estaba pagando precisamente para dejar de pagar si venían apuros!

Así que reitero mi pregunta:

Entonces, ¿para qué diablos se pagan distintas primas de riesgo?
Dentro de 20, 30 o 40 años, los libros de historia hablarán del mayor saqueo financiero de la Historia. Mientras tanto, no podemos esperar más que siga ocurriendo, ya que ningún político europeo tiene la voluntad de pararlo. Nadie saque qué país será el siguiente. ¿Cuántos más tendrán que hundir hasta que la situación finalmente termine por explotar?

(Edito para ampliar)


El «análisis» que hago arriba es bastante simplista, porque sólo trata de la primera faceta del problema: ¿qué pasaría si, como digo, un país dijera realmente: «no puedo devolver la deuda, lo siento pero era un negocio y pierdes»? De hecho esto es lo que piden varios economistas (como éste).

Evidentemente a partir de ese precedente los tipos seguirían creciendo aún más, y como eso no interesa al resto de países, se está haciendo lo imposible por evitarlo. Con una visión a más largo plazo, la solución pasaría por dar a los estados otras opciones de crear dinero sin tener que pedir al exterior, como lleva haciendo varias décadas EEUUA.


¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Etiquetado con: