Disciplina de partido y una propuesta para ahorrar 64M€ al año

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Últimamente tengo este blog bastante abandonado por estar a tope de trabajo del mundo real, pero hoy me apetece hacer una reflexión que se sale de la temática habitual.

Esta tarde se ha votado una propuesta en el Parlamento de Cataluña (España), y ha sido noticia que cinco diputados (del PSC) “han roto la disciplina de partido” votando en contra de lo que su dirección ordenaba. Como es habitual en estos casos, se estudiará si se abren sanciones contra los “diputados rebeldes” (sic).

Siempre que ocurre algo así, hay quienes se preguntan para qué queremos cientos de diputados cuando luego no tienen autonomía a la hora de decidir, cuando es para ello para lo que el pueblo supuestamente les ha votado.

Interior del Congreso de los Diputados de España

Sin embargo, la disciplina de partido está muy extendida en casi todas las democracias modernas, sobre todo en Europa, así que al igual que tantos otros modelos lo más lógico es suponer que lo es por ser un sistema estable, “evolutivamente” hablando. Es decir, que es un patrón que permite autoperpetuarse y al que tienden las democracias con partidos políticos. Por ejemplo: si un diputado va por libre, no tendrá medios para financiar su campaña, luego no volverá a salir elegido, luego o hace un pacto de ceder su voluntad a un partido, o no tiene posibilidades.

Hay muchas otras páginas en las que expertos opinan sobre los efectos “positivos” de la disciplina de partido (1,2), y los negativos son evidentes así que voy a entrar en eso.

Asumiendo que tenemos que sufrir disciplina de partido, planteo otra pregunta menos frecuente: ¿por qué tiene que haber N diputados para emitir N votos idénticos? Si hay M partidos políticos con representación parlamentaria, ¿por qué no sustituir cientos de cargos públicos por sólo M cargos cuyo voto esté ponderado correspondientemente?

Reducir el número de diputados como ha propuesto Rajoy no supone mucho ahorro y el problema realmente se agrava ya que el efecto de las leyes electorales se amplifica y les da aún mayor poder a los partidos mayoritarios (por cierto, no tanto por la Ley D’Hont como se suele creer, sino por el tamaño de las circunscripciones).

En cambio, sustituir diputados por “diputados con voto ponderado” supondría un ahorro enorme:

  • ¿Cuántos diputados existen en España? (a fecha de enero de 2013)
    • Congreso de los Diputados: 350 (fuente)
    • Parlamentos autonómicos: 1218 (fuente)
    • Ayuntamientos (no los contaré por trabajar muchos de los concejales sin sueldo fijo).
    • Total: 1568 puestos
  • ¿Cuánto nos cuestan?
    • “Entre sueldo base y otras retribuciones, contempladas en los regímenes económicos de los diputados, el gasto total ascendería a más de 70 millones de euros anuales.” (fuente)
  • ¿Cuál sería el número mínimo de diputados si sus votos fueran ponderados?
    • Habría 1 congreso nacional + 17 autonómicos + las 2 ciudades autónomas = 20, y
    • estimando (por arriba) unas 6 opciones políticas de media por parlamento, da un total de:
    • 20*6 = 120 puestos

El ahorro anual grosso modo sería de 70M€*(1568-120)/1568= 64 millones de euros.

Este ahorro es minúsculo dentro de unos Presupuestos Generales, pero como nos piden solidaridad y que todos arrimemos el hombro para salir de la crisis, no quería dejar de aportar mi grano de arena. Para hacerse una idea de cuánto son ~65M€, y comparando con el ámbito del I+D+i, equivalen aproximadamente al presupuesto anual de 1000 4000 becas FPI para jóvenes investigadores.


¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Etiquetado con: